Monday, July 27, 2009

Sobre la maternidad

Las cosas andan mal con tu pareja, hace rato que ya no hay armonía, pelean seguido.
Y entonces decidís tener un hijo.
Las cosas no andan tan mal, pero creés que ya no te quiere, que tiene otra o que te va a dejar.
Y entonces decidís tener un hijo.
No estás conforme con tu vida, pensás que es vacía.
Y entonces decidís tener un hijo.
Te sentís incompleta, poca mujer.
Y entonces decidís tener un hijo.
No sabés cómo hacer para tomarte unos meses del laburo, estás cansada pero no podés renunciar.
Y entonces decidís tener un hijo.
Pensás que es el destino de toda mujer.
Y entonces decidís tener un hijo.

Pero un hijo no es una solución.
Ni una prevención al abandono.
Ni un relleno.
Ni un complemento.
Tampoco es unos meses sábaticos.
Menos aún una obligación.

Si tenés un hijo por cualquiera de las razones acá arriba mencionadas, sabelo: vas a ser una mala madre. Y eso que sentís, no es instinto maternal.

Siento desilusionarte.

4 comments:

Zeithgeist said...

tener un hijo por alguna de esas razones, no solo va directo a ser mala madre, sino q denota un IQ muy por debajo del de forrest gump.
Es LAMENTABLE.

Zoso said...

http://berteolate.blogspot.com/

El blog que Mirtha lee todos los dias antes de sus almuerzos aunque no pruebe bocado!

http://berteolate.blogspot.com/

El Fundidor said...

Pero es muy frecuente. Yo, que no conozco a nadie, conozco más de dos casos sospechosos.

Giada Argento said...

Pero cuando tienes a tu hijo pueden cambiar las cosas. No puedes pensar por todas. Yo tuve una hija porque tuve sexo una vez con un hombre 11 años menor que yo. Jamàs sospechè que podria quedar embarazada asì que ni siquiera tomè la postday. Ya cuando tuve el retraso de una semana me di cuenta que estaba embarazada. Seguì con el embarazo porque soy una mujer que siempre se ha caracterizado por ser fuerte, responsable y chingona. No estaba ilusionada ni feliz, pero si quieres a una mascota y no lo pariste, porquè no habrìa de querer a mi sangre? Hoy mi hija va a cumplir 4 años y en verdad, soy muy pero muy buena madre.